Crecimiento Personal Sin Fonteras

crecimiento personal sin fronteras con terapias naturales, chamanismo, coaching y meditación

¿Duermes Bien?

 

Está comprobando que la función primordial del sueño es limpiar el cerebro de “sustancias tóxicas” que se van produciendo durante el día.

Un buen descanso nos permite metabolizar los nutrientes, reparar tejidos y

nos aporta un buen funcionamiento de nuestro cuerpo y mente. Si no se produce un sueño suficientemente profundo, los residuos de la actividad neuronal no se eliminan suficientemente, se van acumulando. A la larga se producen enfermedades como el “Parkinson o el Alzheimer”.

La alteración de los ritmos del sueño está ligado a muchas patologías: deterioro cognitivo “pérdida de memoria”, envejecimiento acelerado, algunos tipos de cáncer, insomnio. Son toxinas, residuos que obstaculizan nuestra circulación. No permiten el restablecimiento de nuestro sistema inmunitario, el buen funcionamiento neuronal. Para entendernos un reseca_miento global de nuestro organismo, afectando también a inmuno_depresión, depresión, síndrome metabólico de “diabetes y obesidad.”

 _La importancia de la luz, nuestro reloj biológico, para que funcione bien debemos estar en ambientes donde la luz natural este presente el máximo de tiempo. Cómo mínimo se necesitan don horas de luz solar.

 

¿CÓMO SABER SI DUERMES LO SUFICIENTE?

 

La clave está en si se necesita dormir más o menos es la profundidad del sueño…

si duermes más profundamente, necesitarás dormir menos, y si es superficial, dormir más.

No hay que obsesionarse con los tiempos de sueño, puedes dormir tres horas profundamente y luego despertarte de vez en cuando, no significa que duermas mal, tu actitud y enfado puede crear en tu mente que tu sueño no ha sido reparador, en consecuencia, no habrá servido de nada. Si no te obsesionas te darás cuenta de que te levantas mas descansado y con la mente más clara.

Cada edad conlleva una necesidad ha partir de los 5 a 14 años deben dormir una media de 10 horas.

Conforme nos hacemos mayores el tiempo se reduce dependiendo de cada persona, mas o menos, de los de 14 a 19 años una media de 9 horas.

Llegando a la edad adulta nuestro reloj biológico se ajusta dependiendo de cada persona, de los 19 a 30 años una media de 8 horas, aunque hay personas que con 6 horas pueden estar perfecta y no necesiten más.

“El día que pierdes y no duermes no lo puedes compensar,” debemos tomarnos en serio unas pautas para tener calidad de sueño y no necesitar cantidad.

 __Un mínimo de dos horas de luz natural, la luz artificial perjudica nuestro reloj biológico.

Si durante el día estamos en espacios donde las fases de luz de el día nos acompañan, nos ayuda mucho a preparar nuestro ritmo y química, ajustándose a la luz y la oscuridad, preparando nuestro cuerpo para un placido sueño.

 Tan importante es acompañarnos de luz natural cómo en la noche mantener la oscuridad, nos ayuda a tener un sueño mas profundo y reparador.

 __Dos horas antes de ir ha dormir, deberíamos dejar de estimular con la tele, teléfono, video juegos, chats. Ya que su luz interviene de forma negativa en la producción de melatonina, que es una hormona que se estimula en la oscuridad. Si no la segregamos tendremos desde insomnio, al sueño alterado. En consecuencia, no podremos descansar y los residuos de la actividad neuronal no se eliminan suficientemente, acumulando toxinas y acción de secado. Muchas enfermedades están relacionadas con la calidad del sueño.

__Hacer por la mañana ejercicio moderado, un habito de ir a dormir a la misma hora, desconectar del entorno.

En las meriendas y cenas, evitar el azúcar, bebidas alcohólicas, cafeínas etc. comidas copiosas o grasas. “cenas ligueras.”

 

Recordamos:

 

_La luz de la tele, ordenadores, “móviles y o junto a ellos,” bloquean con su luz la formación de la melatonina que nos induce al sueño profundo y reparador.

_Desconexión del entorno dos horas antes de ir a dormir.

_ No dormir con luz, o puntos de luz.

_Ejercicio por la mañana.

_La falta de luz natural durante el día.

_Meriendas y cenas pesadas o bebidas cafeína, teína, alcohol.

Esto quita vida, añade toxinas y enferma, mermando la calidad del sueño.

 

Nota importante:

 El despertarse por las noches no significa que tengamos un problema, el sueño tiene sus fases. Un ciclo de sueño completo desde el inicio a la etapa REM, suele durar entre 90-110 minutos, teniendo, generalmente, cinco ciclos a lo largo de la noche.

Si nos frustramos provocamos que algo natural cómo despertarse, se convierta en un episodio que nos lleva a salir de estado de relajación, a un estado alterado donde cortamos los ciclos. Esta tensión hace que no podamos conciliar de nuevo el sueño y creamos una costumbre en nuestro celebro, desajustando nuestro reloj biológico.

 

Uné Romero con Crecimiento Personal sin Fronteras

No Comments

Post a Comment