Crecimiento Personal Sin Fonteras

crecimiento personal sin fronteras con terapias naturales, chamanismo, coaching y meditación

El Miedo 1/6

 

El miedo es una alerta importante y necesaria pues nos ayuda en gran manera a sobrevivir, pero este instinto primario se distorsiona y se confunde cuando tiene un aspecto emocional.

 miedos irracionales

que son los miedos no vividos, no experimentados.

Ejemplo: Tengo miedo a volar y nunca he volado. Puede ser una experiencia de otra vida, pero en esta es infundado. “Porque no lo has experimentado”

 miedos contraídos

Que vienen de nuestros padres, abuelos, cuidadores y se implantan en la infancia, cómo un recuerdo que no tienes claro si lo has vivido o solo tienes miedo. Este miedo puede ser que lo hallas vivido, pero no en ti, si no en la persona que te acompaña.

Ejemplo: Tengo miedo de los perros, la persona que te acompaño te hizo experimentar ese miedo a través de una situación que vivisteis juntos, de no ser así, lo fueras vivido con normalidad y ahora no tendrías miedo.

 miedo real

Es el miedo que tenemos en el momento justo donde esta ocurriendo una situación inesperada. Pero tras la situación, asimilamos y dejar el miedo por un susto, asimilar y aceptar lo sucedido dando normalidad poco a poco.

Ejemplo: un robo, miedo mientras sucede, cuando todo ha pasado y vemos que estamos bien nos queda el susto y la asimilación. Es verdad que ahí personas que reaccionan con tranquilidad y luego llega el miedo temblor, susto todo junto. Esto es un miedo real la situación vivida en el momento presente.

Muchos de los miedos irracionales, son fruto de vidas pasadas o de acontecimiento vividos cómo espectadores y no en primera persona. Aquí pondríamos en firme nuestra responsabilidad de vivir las experiencias para ser consciente que una vez vividas gran parte de ellas dejan de asustarnos. Vivir en el miedo es cómo vivir con limitaciones y cuantos mas miedos sin importar que sean por situaciones o por emociones o toma de decisiones es tu cárcel y tu, tú carcelero…

Los miedos contraídos, es tu decisión vivir la vida de otros, que otros decidan por ti, cómo… tu madre tenia miedo al agua y ella te inculco ese miedo, vale perfecto, pero ahora depende de ti que tu elijas vivir con el miedo de otro o experimentar tu verdad.

Se coherente, se responsable la mayoría de los miedos es una comodidad para no hacer nada y pedirlo todo, o un ego de no me permito equivocar.

Nacemos y vivimos experiencias con una ceguera que le llamamos herida, eso nos condiciona mucho, porque solo nos deja en una visión muy pequeña de lo que realmente nos pasa.

El dolor y la tristeza nos hace ser victimas de los acontecimientos, y desde esa perspectiva, vivimos negativos y esperanzados a que ocurra algo bueno, cambien las situaciones y consigamos lo que tanto anhelamos, amor, respeto, que nos valoren, que nos acepten tal y como somos “En definitiva que los demás vean en nosotros lo que no sabemos nosotros ver”.

Por mucho que tengamos y que disfrutemos, todo aburre y cansa, entrando en el no saber y no queremos porque estamos ciegos esperando un cambio que llegue de fuera. O no sabemos lo que buscamos, pero no paramos de hacer cursos, leer libros y asistir a charlas y terapias que alguien nos de la clave o tener más información para engañarnos y seguir culpabilizándonos por no encontrar ese botón que nos cambie el chip.

Son diferentes situaciones que nos llevan aun mismo destino, no soy feliz, en las dos situaciones sucede lo mismo, esperamos que suceda algo, que cambien las cosas, las personas, los seres queridos, el mundo quizás. Adquirimos enfermedades como escudos, entramos en depresión, buscando parar la vida, queriendo desconectar y sin darnos cuenta desde esa posición buscando que nos quieran, nos acepten y nos escuchen. Es una posición que tiene un doble filo, nos debilita a la par que nos hacemos una coraza, una gran coraza que nos acomoda y incomoda de manera que esperamos que los demás cambien, o la situación que vivimos, para ser felices, es una escusa para no hacer nada o mover a los demás por compasión. También esa la coraza nos incomoda, nos atrapa la culpabilidad de no hacer, aun teniendo todas las herramientas. En el fondo nos entra una gran pereza o una gran exigencia de no parar.

                         “En definitiva lo pedimos todo, y no nos damos cuenta de que los demás también esperan lo mismo”

Proximos:

¿Miedo a evolucionar?

¿ Miedo a crecer y ser responsables?

¿Miedo a equivocarse?

¿Miedo a perder el control?

¿Miedo a vivir experiencias?

Uné Romero con Crecimiento Personal sin Fronteras

Post a Comment