Hubo un momento que caminabamos juntos… ¿Qué nos ha pasado?

Y así fue, momentos de gran amor recorrían nuestro cuerpo. Experiencias hermosas que nos hacían caminar juntos, no importaba donde nos encontrábamos, únicamente importaba que estuvieras a mi lado. Deseaba el momento de volver a verte de nuevo.

Millones de imágenes guardadas en mi retina, donde al mirar hacia un lado o hacia el otro allí estabas tú. La edad nos identifica en los recuerdos que quedan de nosotros, imágenes en papel fotográfico de nuestro primer viaje juntos, no muy lejos, claro está, en aquella época no podíamos coger aviones, eran demasiado caros, pero no importa lo importante era estar unos días a tu lado. Salíamos con los amigos, algunos cambiaban a menudo de pareja, pero bueno no pasa nada, no todos tenían la suerte de encontrar a alguien perfecto como tú. Fuimos creciendo juntos, y llega la decisión de encontrar el lugar donde formaríamos un núcleo familiar, nuestra pequeña gran familia, y en unos años el mejor regalo que el universo podía darnos nuestra bebe.

Pero algo estaba cambiando, esos momentos de gran amor ya no vibraban igual, las cargas, el trabajo, el día a día rompía la unión de nuestras almas… ya no había amor entre nosotros, y ¿Qué es lo que había? Discusiones, enfados, mala convivencia. Se nos había olvidado el respeto, el cariño, los sentimientos hermosos hacia nosotros, la persona que había crecido junto a ti y habia compartido momentos hermosos en el pasado, y aunque tu presente ha cambiado gracias a la evolución, no pasa nada, sigues siendo un pilar importante en mi vida (eso todo había sido guardado en un cajón y ninguno de los dos éramos capaces de recordarlo).

Empieza el momento duro, repartir a partes iguales. Aquello que construimos con tanto amor, ahora lo destruimos. Nos repartimos los niños, como si de un bien se tratara. Las familias y los amigos forman parte del proceso y como hacen los coaches, te dicen que decisiones tomar, pues desde fuera se ve todo más fácil, eso sí, esos coaches no son personas imparciales son personas que tienen sentimientos hacia una de las partes “los peores consejeros en ese momento”.

El odio, la Rabia, el desprecio…. EL CONFLICTO aparece en nuestras vidas y empaña y cubre todo lo anterior vivido. Uno gana mientras el otro pierde. Todo mi mundo se convierte en un pequeño infierno, y deseo que se acabe pronto. Llamo a mi abogado, – esto si, en esto no estoy de acuerdo, tendremos que ir a juicio. Los abogados se pelean entre ellos (madre mía el suyo es más bueno que el mío, empiezo a tener miedo – pensamos los dos al unísono, sin saberlo-).

Y como los sé?

“Porque soy Susana Gutiérrez, soy Mediadora. Y me dedico a la mediación en los conflictos. Ayudo a llegar al entendimiento y a la comunicación asertiva.”

Diferentes tipos de conflictos

Los conflictos pueden ser de pareja (como el anterior descrito), conflictos internacionales, conflictos grupales, conflictos organizacionales, conflictos entre iguales o jerárquicos, falsos conflictos ( imaginaros hay conflictos que no existen y destrozan familias, amigos, empresas, son conflictos surgidos de un mal entendido..)

¿Qué hace una mediadora en estos casos?

La mediación es un procedimiento, en el cual, las partes implicadas en el conflicto con mi ayuda (mediadora imparcial e independiente), lo analizamos  y desarrollamos opciones y alternativas para poder resolverlo. En la mediación humanizamos el conflicto e intentamos llegar a acuerdos para mejorar las relaciones futuras, las dos partes ganan. La mediadora solo controla el proceso y ayuda a las partes a identificar y satisfacer sus intereses, siendo siempre un proceso voluntario entre ambas partes. La mediadora puede proponer soluciones, pero son las partes las que lo resuelven.

Hablamos, nos entendemos, exponemos lo que sentimos y sobretodo nos escuchamos a nosotros mismos y a la otra parte, que en un pasado fue una persona que caminaba junto a ti.

En ocasiones conseguir la solución o el acuerdo  que resuelve el conflicto no es lo único deseable o posible. A veces la solución viene con la mejora en la relación de las partes enfrentadas o me he encontrado con personas que, han agradecido más darse cuenta que son capaces de resolver el conflicto por ellos mismos, limpiando la rabia, la ira, la ansiedad, el odio y despertando en ellos la parte constructiva que tenemos todos internamente.

Mi trabajo consiste en:

  • Reducir las tensiones entre las partes.
  • Facilitar la comunicación, siendo el proceso altamente confidencial.
  • Ayudar a definir claramente el problema y los orígenes o causas del mismo así como ayudar a comprender los intereses de cada parte.
  • Escuchar para promover la reflexión de las personas sometidas a presiones y conflictos y ayudarlos en la formulación de propuestas positivas y de acuerdos.
  • Generar confianza en las soluciones propuestas por las partes.
  • Y decidir si es o no posible la mediación. Existen otros profesionales cuando la mediación resulta ineficaz, o las partes no se encuentran en el proceso de la comunicación constructiva.

crecimiento personal sin fronteras con terapias naturales, chamanismo yoga y meditación

“Recuerda que mi objetivo es comprender lo mejor que pueda la situación, vista desde ambas partes, entender los intereses de cada uno y alcanzar una solución. Nunca revelaré a la otra parte NADA de lo que una parte me diga en las reuniones privadas, a menos que se me dé ese permiso. Las notas que tome servirán para guiar el proceso y una vez finalizado serán destruidas.”

 

Recuerda que si quieres, puedes.

Ponte en contacto conmigo, y hablamos.

Susana Gutierrez  627467736